Sábado, Agosto 19, 2017
últimas noticias
Inicio | Destacados | Casos y Rostros | La conciencia de lo posible: Yoga en Punta Rieles

La conciencia de lo posible: Yoga en Punta Rieles

Llueve copiosamente. Montevideo se ve más lúgubre que de costumbre este sábado de julio. Llego puntual a la charla que brindará Pamela Martínez, Maestra de Yoga y Terapeuta Holística. Los mantras llenan la habitación de sonido y el círculo de personas sentadas sobre almohadones solo puede ser el presagio de que este día gris esta por cambiar. El propósito: sumar a otros maestros de yoga en una experiencia piloto que pretende llevar a la Cárcel de Punta de Rieles, la práctica de este arte milenario.

Por: Carina Errico

Escribió alguna vez Jorge Luis Borges; “Cualquier destino, por largo y complicado que sea, consta en realidad de un solo momento: el momento en que el hombre sabe para siempre quién es.” Encontrar el destino propio, sin embargo, no parece una empresa sencilla y ciertamente algunos no lo logran. Una creencia popular dice que muchas veces el camino de vuelta es mucho más largo que el de ida. Quizá por eso Pamela haya decidido volver de México y emprender un largo camino aquí, que está dando sus frutos.

Dos palabras fueron constantemente utilizadas en aquella charla, aquel día de lluvia: Auto-Sanadores y Ombijam. Pamela habla de la integralidad del Ser Humano y explica que todos y cada uno somos capaces de sanarnos a nosotros mismos. El concepto que sigue mucho tiene que ver con esto, “om” es el sonido primordial que se encuentra en todo, es esa matriz sonora que une absolutamente todo, por eso es el símbolo del yoga. Es la vibración. Y bijam es semilla. Siempre admiré el potencial que tienen las semillas, cuando en meditación me llegó Ombijam, lo abracé enseguida. Nació hace 7 años cuando regresé a Uruguay”, sonríe orgullosa Pamela.

Ombijam es el centro de terapias florales, sesiones de sensibilización y yoga, que lleva adelante Pamela junto a un grupo de voluntarios que la acompañan en cada una de las misiones de voluntariado que lleva delante. El espacio de voluntariado trabaja hoy en forma estable con al menos tres grupos.

Cooperan en las actividades recreativas de uno de los hogares del INAU, colaboran con las Hermanas Franciscanas del Asentamiento Barrios Unidos, que tienen un espacio que se llama Fe y alegría y a través de un Hogar de la tercera edad apoyan a un grupo de abuelas que se juntan todas las tardes a tejer, consiguiendo lana de diversos tipos. Las abuelas a su vez donan esas prendas de bebé que confeccionan a otras instituciones.

Y si por si estas acciones no fueran suficientes, llego el día en que el conocimiento adquirido se pudo a prueba, fue el día en que Ann Moxey, maestra, creadora de la Fundación Parinaama Yoga (el yoga de la transformación, del manejo de adicciones y apegos) le planteó en el marco de un taller que dictaría en Uruguay; la posibilidad de llevar las técnicas de yoga a las cárceles de Montevideo.

Otra forma de Ser

Conciente de que todo tiene un propósito en su vida, Pamela no pudo más que aceptar este nuevo desafío. “Todo sucedió muy rápido, tengo que agradecerle a algunas personas por haber brindado su experiencia y su tiempo para que esto sucediera la semana en que Ann estaba en Montevideo. Por un lado Carlos Torrado del programa APEX de la Universidad de la República que hizo una serie de conexiones en forma excelente. Supo ver la oportunidad de la visita de Ann Moxey. Así empecé a tomar contacto de cómo funcionan las cárceles. Comcar y Libertad son una cosa y Punta de Rieles es otra, quise empezar por allí y me llevé una muy grata sorpresa”, enfatizo Pamela.

Recibió además el apoyo de la Dirección del Centro de Rehabilitación Punta de Rieles; del Director Rolando Arbesun, el sub Director Técnico Luis Parodi, los funcionarios y especialmente de Gustavo Bardier, Director de Enseñanzas Especiales, quien resultó “un excelente anfitrión porque nos recibió sabiendo que Ann tenía un tiempo limitado para estar en Uruguay”, explicó Pamela.

Si bien los primeros encuentros tuvieron su propio afán, las dudas del Director acerca de la convocatoria entre los internos, las largas caminatas que separaban a la maestra de yoga de la ruta hasta la cárcel, los momentos de confianza plena que deben tener los internos para cerrar los ojos y respirar al ritmo que la instructora indica y mil y un detalles que pudieron darse o no. El saldo luego de mes y medio de trabajo es plenamente positivo.

“Estamos muy contentos porque empezamos con un grupo de 30 internos, y me pasó en las primeras sesiones que tuve que pedirle a uno de ellos que se retirara del espacio porque estaba encendiendo un cigarro y se fueron con él otros 10 a fumar afuera. Y pensé… ellos no van a volver. Y volvieron y se mantuvieron además toda la clase. Fue una experiencia muy nutritiva, muy expansiva y sorprendente. Para las autoridades, para ellos y para nosotras”, vuelve a sonreír Pamela.

El programa cuenta con una primera instancia de tres meses en donde la docente incorporará a otros maestros de yoga en el trabajo de voluntariado que vienen realizando. Cumplidos los tres meses se realizará una evaluación para ver el alcance del programa y su continuidad. Consultada acerca de cómo cree que este proyecto cambiará la vida de los internos en el futuro, Pamela responde; “me genera una tremenda responsabilidad… Te lo podría contestar con algo que ya paso en uno de los encuentros. Hubo una persona que se acercó, me abrazó y con los ojos humedecidos este interno me dijo “yo no sabía que esto existía dentro de mi”.

“A grandes rasgos yo me sentiría muy satisfecha si en tres meses ellos empiezan a tomar conciencia de su respiración, por más que es un acto involuntario, lo podemos hacer muy presente. La respiración puede cambiar nuestras emociones y nuestros pensamientos. Eso ya lo vivieron la primera clase y no lo esperaban. Ahora lo que tienen que hacer es continuarlo.”

Contacto Ombijam – ombijam@gmail.com disfute de la revista en Issuu

Chequear también

Para comer en Madrid

La cocina española es de las más populares del mundo, por su exquisito sabor y …

Andando el mundo: Australia

Desde los inicios de su historia Uruguay fue un país que se nutrió de la …

6 comentarios

  1. Hermosa labor Pamela. Sigue adelante!!! 😉

  2. Gracias, me sorprendio gratamente saber lo que estas haciendo Pamela, Gracias por todo!! lo que das y la oportunidad de vibrar con ustedes…

  3. “yo no sabía que esto existía dentro de mi”.que lindo regalo!!

  4. “yo no sabía que esto existía dentro de mi”.que lindo regalo!!

  5. Somos todos absolutamente todos luz que tejiendo redes de amor incondicional. …podemos dar y recibir lo mejor de nosotros mismos …por el bien de todos ….bendiciones a la labor emprendida aue ya dio su primer chispita " yo no sabia que esto existía dentro de mi" ….conviencia al despertar de Tú Ser..Namaste ☆★ a seguir con fe y amor …♡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *