Domingo, Mayo 28, 2017
últimas noticias
Inicio | Destacados | Casos y Rostros | Por amor al rock

Por amor al rock

Allá por finales de los 70, un grupo de amigos del colegio decide formar una banda de rock. Fue a partir del éxito de un concierto escolar que pasaron a realizar shows en varios bares de la ciudad. Con clara influencia de la new wave europea, lo que empezó como un juego básicamente estético, terminó siendo uno de los mayores éxitos del rock brasilero. Hoy, con varios cambios en su formación y una discografía que no para de crecer, Titãs volvió a Uruguay luego de 26 años desparramando historia.

Por Cecilia García — Fotos: Diego Del Río

Se apagaron las luces y en el Teatro de Verano Ramón Collazo la multitud comenzó a dispersarse. En los muros todavía resonaba el eco del aplauso cerrado. El sonido había sido perfecto, la iluminación la justa y el repertorio había sacudido varias almas. Ya habían visitado Montevideo en el año 1991. En aquél entonces la banda paulista se encontraba en la cima de su carrera junto a otras agrupaciones como Legião Urbana, Os Paralamas, Ultraje a rigor y Barão Vermelho. Sus letras contestatarias se habían convertido en himnos de una generación que había crecido con las represiones propias de una dictadura.

Ya desde los inicios la ambición los llevó a buscar la perfección en el sonido. Mucho de eso tiene el nombre de la banda. “El primer nombre se inspiró en una colección de libros. Los títulos eran como: Titanes de la literatura, La música de los titanes, Titanes de la pintura. Queríamos ser los mejores en lo que estábamos haciendo. De alguna manera, sigue siendo un poco así”, dijo Sergio Britto, tecladista y vocalista a Sala de Espera.

A pesar de que de la formación original solo quedan Branco Mello, Sergio Britto y Tony Belloto, la energía y el rock continúa sin fisuras. “Nos gusta lo que hacemos y tratamos de no repetirnos. En primer lugar siempre viene a nuestra satisfacción artística, todo lo demás viene después. Tal vez ese es el secreto de nuestra permanencia”, afirmó Britto. Con respecto al relacionamiento entre los músicos, sostuvo: “Somos amigos, tenemos gran afinidad. Sin embargo, sabemos que la clave para tener un buen ambiente de trabajo es que todo el mundo esté satisfecho y se sienta representado dentro de la banda”.

Desde otra óptica

El tiempo hace que se vean las cosas en otra perspectiva, y lo que en un momento fue la algarabía propia de la juventud, se convierte en reflexión y madurez. Son conscientes de las responsabilidades ante su público y le dan lo que éste quiere: hits como Epitafio, Familia, Homem Primata, Polícia y Marvin. “Ahora somos más ‘sabios?, administramos mejor nuestra energía”, dijo el tecladista. Es por eso que llevan con cuidado su agenda aunque en estos últimos tiempos han venido con un ritmo de dos shows por semana.

El pasado 22 de abril volvieron a Montevideo. Llegaron en un vuelo proveniente de Florianópolis tras un show muy cercano a la ciudad. Brasil es tan grande, que las giras nunca terminan y agendar fechas en el exterior es cada vez más difícil. Pasar por Uruguay fue prácticamente un milagro, producto de un cúmulo de buenas voluntades. “No recordaba la entrega y la vibración del público”, aseguró Britto tras el show. “Tenemos la impresión de que deberíamos volver a Uruguay con más frecuencia. Es absurdo que hayamos tardado tanto en volver”.

Britto Responde

—¿Como ves el rock de la actualidad?

—Diluido y frágil. Por otro lado, veo que están sucediendo muchas cosas fuera del mainstream. Por desgracia, esas cosas han tenido poco espacio en los medios.

—¿Cómo sientes que ha cambiado la música desde que empezaron hasta ahora?

—Mucha cosa cambió. Principalmente la manera de comercializar la música. Hoy en día los espectáculos son la gran fuente de ingresos para una banda.

—¿Qué bandas te gustan? ¿Alguna uruguaya?

—Me gustan muchas cosas y me gusta informarme sobre el rock uruguayo. Conocemos personalmente a los músicos de La Vela Puerca y La Chancha. Son dos grandes bandas.

—¿Cómo se siente tener un público de varias generaciones?

—Es maravilloso saber que la música tiene este poder, ese alcance. Para nosotros es la mayor recompensa.

—¿Siguen tocando todas las canciones o han dejado alguna de lado por algún asunto en particular?

—Tenemos un repertorio muy amplio, muchos éxitos. Algunas cosas quedan afuera por falta de tiempo, pero no tenemos ningún problema con ninguna de nuestras canciones.

—¿Qué le dirías a las nuevas generaciones que recién los están empezando a conocer?

—Que se centran en la música, que es lo que realmente importa. Hicimos muchas cosas en estos treinta y pocos años de carrera. Y como todos los artistas con carreras largas, tenemos altibajos. Pero siempre tratamos de hacer todo lo mejor posible.

—¿Cómo sigue el año de Titãs?

Continuamos con nuestro recorrido por Brasil. Además tenemos un espectáculo hecho exclusivamente para teatros. En setiembre tenemos el Rock in Rio (haciendo la apertura de The Who y Guns and Roses) y para final del año se puso en marcha un nuevo proyecto de nuevas canciones: una ópera rock. Algo totalmente nuevo en nuestra carrera.

En 30 años la formación fue cambiando. Originalmente el equipo estuvo integrado por Arnaldo Antunes, Ciro Pessoa, Nando Reis y Branco Mello en voces, Paulo Miklos en voz y bajo, Sérgio Britto en voz y teclado, Tony Belloto y Marcelo Former en guitarra, y André Jung en la batería. Entre entradas y salidas, por allí también pasó Charles Gavin quien tomó el rol de baterista tras la salida de Jung en 1985. Hoy los acompañan Mario Fabre en batería y Beto Lee (hijo de la artista Rita Lee) en guitarra. En ese ir y venir grabaron una quincena de discos. Los más emblemáticos -Televisão (1985), Cabeça Dinossauro (1986) y Acústico MTV (1997)– hoy son consideradas piezas de colección.

Disfruta de la revista digital

Chequear también

Paulina, Susana y Julia

La historia tiene un lado femenino no siempre visible a lo largo de los siglos …

Pequeño Universo

“La semilla es el principio y el fin, simboliza la multiplicación y la dispersión, la …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *