Viernes, Junio 23, 2017
últimas noticias
Inicio | Destacados | Conociendo Uruguay | La magia de la Quebrada

La magia de la Quebrada

La Quebrada -llamada “De los Cuervos” por la abundancia de cuervos de cabeza negra y cabeza roja- es una garganta de alrededor de 100 metros de profundidad, con alturas de aproximadamente 300 metros. Ubicada a tan solo 45 kilómetros al norte de la capital del departamento de Treinta y Tres, ofrece un espectáculo natural único

Por Carlos De Bon Ricci

En el kilómetro 307 de la ruta nacional número 8, se encuentra la entrada a este particular lugar de nuestra extensa naturaleza. Hay que disfrutar de los 24 kilómetros por un camino de pedregullo, hasta toparnos con una tranquera, y el refugio del guardaparques. Tan solo $ 50 (por persona) nos separaran entonces, de comenzar la expedición. Pero empecemos por el principio. Esta salvaje zona de nuestro país ha pasado varios trayectos vitales para mantener intacta su naturaleza agreste.

La garganta se formó debido a una erosión regresiva durante la mayor parte del período Terciario hace millones de años. La vegetación es variada y sorprendente. En su parte alta predominan los pajonales y las gramíneas de distintos tipos. Su zona media es de monte serrano, y llegando a su zona más baja, se encuentran palmeras, lianas, trepadoras, helechos, y algunos tipos de cactus, así como una zona de abundante yerba mate. Sus rocas metamórficas forman grandes paredones tapizados de esta abundante vegetación, mientras los cuervos examinan el terreno desde grandes alturas.

En tiempos no tan remotos, en el año 1944, sus tierras fueron donadas a la Intendencia de Treinta y Tres por el Doctor Francisco Nicasio Oliveres. Sus iniciales 345 hectáreas fueron declaradas por decreto municipal “Área Natural Protegida”. Más adelante, en setiembre del 2008, el gobierno nacional la declaro “Paisaje Protegido”. A fines de ese año, su área pasó a ser de 4.413 hectáreas, siendo incluida en el “Sistema Nacional de Áreas Protegidas”.

En los años 90 un relevamiento realizado en la zona determino que existen unas 20 especies de mamíferos, alrededor de unas 100 especies de aves, 18 de anfibios y 20 de peces. También se detectaron alrededor de unas 87 especies de flora autóctona, y unos 23 tipos de helechos.

Situación actual

Está terminantemente prohibido cazar, pescar, destruir plantas o árboles, o dejar residuos. Hace algunos años se le agrego una vía de madera de cientos de metros de extensión, que va desde la zona de estacionamiento hasta su principal mirador. Tiene cartelería con información detallada, se instalaron nuevos puentes en la zona de monte, y se incluyeron sendas escaleras de madera, para lograr que el acceso a su zona más baja fuera apta para todo el público.

Daniel Erman, director de Paisaje Protegido Quebrada de los Cuervos, cuenta que “entre 2014 y 2015 se realizó un monitoreo de algunos indicadores para evaluar el curso de su conservación. En general dan cuenta de un buen ‘estado de salud?. No obstante, hay presiones que persisten sobre ella”. Consultado sobre cuáles serían esas presiones, detalla que “tanto en el área núcleo como el adyacente, se encuentra la presencia de Especies Exóticas Invasoras (EEI). Recientemente en la Quebrada se ha realizado un Taller de Intercambio de experiencias de Manejo de EEI en Áreas Protegidas del Sistema Nacional de Áreas Protegidas, ya que es un tema que afecta todo el país y por ende todas las áreas protegidas. En particular, venimos trabajando en el control de poblaciones de jabalíes, cabras, pinos, y madreselva, pero tenemos desafíos de control prioritario de tojo, acacias, crataegus y otras EEI.” La figura de Paisaje Protegido y el área adyacente, al amparo de la legislación vigente, así como el posicionamiento de pobladores locales que basan su modo de vida en la ganadería extensiva, la producción agroecológica y el ecoturismo, han sido garantía de procesos. “Estos se definieron en resoluciones de DINAMA en cuanto a la tala rasa de un emprendimiento forestal, y la restauración ambiental, así como la no autorización de un emprendimiento de explotación de calizas en una cañada afluente del Arroyo Yerbal Chico”, nos aclara Erman. En cuanto a los desafíos que presenta su conservación y su permanente administración, el director opina que: “en cuanto a uso público y turístico hay un desafío en articular diferentes visiones e intereses de los pobladores locales basados en modos de vida asociados a la producción ganadera y otros rubros como la apicultura y la agroecología, y de los visitantes que llegan por distintas motivaciones”.

El predio municipal donde tiene enclave la Quebrada, tiene un sendero agreste de 3 kms. que recibe cerca de 15.000 visitantes al año. Es por ese motivo que se “ha planteado organizar una red de senderos para distribuir mejor la presión de carga de los visitantes, así como para articular con los operadores y vecinos, que tienen otras propuestas y senderos”. El fuerte impacto de las visitas, implica que siempre hay mantenimiento de infraestructuras asociadas al uso público a la vez que planes de mejoras en aspectos como la incorporación de energías renovables.

Para disfrutar del recorrido es conveniente ir con las manos libres. Postes de madera unidos con cuerdas están ahí para hacer tanto el ascenso como el descenso, de forma segura. Es recomendable llevar medias y/o pantalones largos debido a la vegetación, y en lo posible llevar zapatos cómodos y con suelas no muy gastadas; las piedras en cualquier época del año son resbaladizas. Si se presta la debida atención, pueden llegar a observarse ejemplares de la fauna local, a pesar de ser en su mayoría nocturna. A paso lento y seguro el recorrido puede durar entre 2 horas y media y 3 horas, sin tomar en cuenta los ratos para sacar fotos, y el descanso en la zona baja a orillas de un pequeño lago formado por las aguas del Yerbal chico. Un lugar ideal para pasar el día, hundiéndose en los sonidos, olores, imágenes, y percepciones que brinda este regalo de la naturaleza .

Cascada de los Olivera

En el mismo predio de la Quebrada, un poco antes de llegar a la zona del estacionamiento, se puede visitar esta pequeña pero muy bonita cascada. Sobre la derecha del camino (ya pasado el puesto de control del guardaparque) se divisa un cartel “Cascada y laguna”. Tomando ese camino entre una arbolada, hay que pasar un par de tranqueras y transitar un kilómetro en el vehículo para encontrar la entrada al campo de Los Olivera. Allí se deja el vehículo y comienza el camino de aproximadamente una hora hacia la laguna y la cascada. El trayecto tiene una dificultad media, incluyendo el pasaje por un rústico puente de unos diez metros de largo.

Datos útiles

Quebrada de los Cuervos: Departamento de Treinta y Tres. En el km 306.700 de la Ruta 8, se accede a un camino de balastro por el cual se transitan 24 km. De la ciudad de Treinta y Tres está a 45 km y bien señalizado dónde hay que doblar.

Servicios: Guardaparque, área de camping, parrilleros, servicios higiénicos, servicio de primeros auxilios y servicio de guía y/o excursión con previa coordinación con la Intendencia.

Transporte: Ómnibus a Treinta y Tres: EGA, Expreso Minuano, Núñez, Rutas del Plata.

Disfrute de la revista en Issuu

Chequear también

“Argentum”: Misterio frente al mar

Inaugurado el 24 de diciembre de 1930, el Argentino Hotel de Piriapolis fue el último …

Entre taipas y palmares

Desde fines del siglo XVIII el arroz forma parte de la historia productiva del Uruguay, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *