miércoles, septiembre 20, 2017
últimas noticias
Inicio | Destacados | Conociendo Uruguay | Protegiendo las raíces

Protegiendo las raíces

Preservar las especies nativas ya sea de fauna como de flora, mucho tiene que ver con proteger la identidad de los pueblos, con el acervo que esos pueblos dejarán a las generaciones futuras y en definitiva con un enfoque consciente de la comunidad que rodea los lugares naturales que aún conservan especies nativas únicas. Coendú es una organización que recorre el país con un solo propósito: conservar lo nativo. Como sociedad civil ha realizado actividades en diversas áreas: legal, investigación, conservación, difusión y educación ciudadana. Se constituyó como ONG en 2014, sin embargo, trabaja en las redes sociales desde 2013.

Por Carina Errico

Mauricio Álvarez es uno de los socios fundadores y responsable de Coendú, que lleva el nombre de un mamífero nativo a la vez que representa una sigla: Conservación de Especies Nativas del Uruguay. El grupo se unió por la indignación provocada por una serie de fotos difundidas en las redes sociales sobre la caza de un venado. “Nacemos con el objetivo de atacar las denuncias. Hay un vacío en los grupos ecologistas sobre este tema. Hay muchas ONGs que dan charlas, investigan, arman trabajos específicos o realizan ecoturismo, pero no llegan a más. Sus objetivos son más específicos, pero no cubren este espacio de denuncia. Fue así que surgió la necesidad de crear una ONG de estas características”, cuenta Álvarez. Luego la organización continuó buscando otros casos, participando activamente como sociedad civil, apoyando a otras ONGs y a los ministerios competentes en procedimientos concretos, paliando así los aspectos administrativos que toda actividad de este tipo acarrea.

Fue así que en coordinación con autoridades locales y la organización For The Animals, realizaron un procedimiento conjunto que comenzó en la Feria de Tristan Narvaja donde se comercializan especies exóticas y finalizó en la vivienda de los feriantes involucrados. Esta acción logró el decomiso de más de treinta aves, que fueron, en algunos casos liberadas y en otros, llevadas al Parque Lecocq para su reacondicionamiento.

Si bien la caza, comercialización y tenencia de especies de fauna silvestre está prohibida en Uruguay desde el año 1935, la práctica se ha hecho extendida y la fiscalización no es suficiente al momento de proteger y hacer valer este recurso. Es la Policía quien tiene la potestad de actuar en casos en que se viole la Ley de Fauna y o que se constate el tráfico de especies; trasgredir estas normas conlleva al decomiso de productos de caza, armas e implementos empleados, vehículos usados para la caza o el transporte, así como el decomiso de los animales o productos de la infracción. Las multas entre van desde las 10 a las 2.000 UR.

El responsable de Coendú explica que la práctica de la caza está extendida en Uruguay y que en algunos momentos del año es habitual ver pasar los cazadores hacia las áreas protegidas: “En áreas protegidas está prohibido cazar aún especies permitidas como el jabalí. Recuerdo una oportunidad en Montes del Queguay, Coendú acampaba cerca del área esperando que amanezca para hacer relevamiento fotográfico, y vemos pasar cazadores armados que claramente van hacia el área. Entonces, pasa delante de nosotros una pareja de policías y nos pregunta qué estamos haciendo ahí. Los cazadores pasaban delante de todos con armas y a nosotros que estábamos con las cámaras nos preguntan esto; hay mucho por hacer”. Álvarez entiende que la capacitación a la población, especialmente a los niños es parte vital de proceso de conciencia.

Buscando soluciones

“La ley está, pero la caza en Uruguay no es un delito sino una falta”, explica Alvarez: “Tirar basura a la calle, cruzarte un semáforo en rojo estacionar mal un vehículo es una falta, vale decir, es lo mismo que matar una especie en peligro de extinción”.

Coendú entiende que el camino a tomar en el futuro para cambiar la situación es considerarla delito: “Si la infracción contra la fauna es considerada delito, la persona es procesada. Se piensa dos veces, podes perder un trabajo si estas procesado entonces el individuo lo reflexiona más”.

Semana Santa o Semana de Turismo es cuando se registra la mayor cantidad de casos de caza deportiva y no deportiva. “En turismo se da el mayor período de caza de mamíferos, en el resto del año se da otro tipo de caza incluso de turismo extranjero que llega específicamente con ese fin. Salen de noche porque si bien esta prohibido cazar de noche, el cazador sale de noche porque es cuando salen los animales”, comenta Álvarez

La comercialización de especies es otra faceta de la captura de fauna nativa; el mascotismo está igualmente extendido que la caza furtiva en Uruguay. Álvarez enfatiza que los animales silvestres, nativos o exóticos no son mascotas y que la consecuencia de tenerlos en cautiverio puede terminar con el decomiso del animal o multas desde 10 UR en adelante. El responsable de Coendú explica que no habría tráfico de especies nativas si no existieran compradores y que las aves son particularmente vulnerables a ser puestas en cautiverio.

Amantes de la naturaleza

El perfil de los integrantes de la ONG Coendú no es el clásico perfil de otros grupos similares. Álvarez explica que al conformarse el grupo en base a una denuncia puntual, muchos de los integrantes participan por su interés en la protección de la fauna y en que estos casos no vuelvan a suceder: “Tenemos un veterinario, algunos guardaparques, gente que repara pc, algunas personas desocupadas que les interesa el tema, policías retirados, empleados públicos, abogados, escribanos, profesores, empleados, o en mi caso, contador público”. El responsable de Coendú explica que el trabajo de la ONG apunta a la gente común para ser sensibilizada por lo que sucede con la caza furtiva en Uruguay y tome conciencia y participación activa.

Disfrute de la revista en Issuu

Chequear también

“Argentum”: Misterio frente al mar

Inaugurado el 24 de diciembre de 1930, el Argentino Hotel de Piriapolis fue el último …

Entre taipas y palmares

Desde fines del siglo XVIII el arroz forma parte de la historia productiva del Uruguay, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *