viernes, octubre 20, 2017
últimas noticias
Inicio | Placeres | Equipaje | Diez cosas que no puede dejar de hacer en Nueva York

Diez cosas que no puede dejar de hacer en Nueva York

La Gran Manzana es considerada como un destino turístico por excelencia, una urbe cosmopolita con indiscutible preponderancia en medios de comunicación, moda, finanzas, política, cultura y entretenimiento en el mundo

Por Karina Brocks

Posee un aproximado de 8,2 millones de habitantes en un área urbana de 830 kilómetros cuadrados, convirtiéndose así en una de las ciudades con mayor densidad de población en los Estados Unidos. Está integrada por cinco distritos, cada uno de los cuales coincide con un condado: Bronx, Brooklyn, Manhattan, Queens y Staten Island. Su diversidad étnica y cultural le otorga un atractivo especial: para 2005 se calculaba la práctica de más de 100 idiomas y que poco más de 35 por ciento de su población había nacido fuera del país o era descendiente de inmigrantes.

Viajar a Nueva York es una experiencia única; si se quiere, hasta mágica. Es una ciudad que por lo general enamora a quien la visita, ya que posee una amplia gama de alternativas capaces de satisfacer al más exigente. Muy probablemente en un solo viaje no alcanzará a conocer sus principales atractivos. Sin embargo, existen algunos sitios que nadie que viaje a esta urbe puede dejar de conocer. A continuación, sólo algunos de los más importantes.

Estatua de la Libertad: Indiscutiblemente, es el símbolo de los Estados Unidos y una de las atracciones más visitadas y fotografiadas del mundo. Fue inaugurada el 28 de octubre de 1886 por el entonces presidente Grover Cleveland. Simboliza a la libertad iluminando al mundo y fue un obsequio de Francia al país norteamericano. El monumento mide en total 92,99 metros, de los cuales 46,05 pertenecen a la estatua. La antorcha era un mirador, cerrado al público en 1984. Actualmente, el pedestal es el punto más alto al que se puede ascender. Se ubica en una pequeña isla a la que se puede llegar en ferry.

Central Park: Considerado “el pulmón” de la ciudad. Se extiende desde la calle 59 hasta la 110, entre la Quinta Avenida y el Central Park West, en Manhattan. Mide 4 kilómetros de largo por 800 metros de ancho y tiene una superficie de 34 hectáreas en las que están plantados aproximadamente 26 mil árboles, en los cuales conviven 275 especies de aves. Cuenta con varios lagos artificiales, dos pistas de patinaje sobre hielo, zoológicos, fuentes, jardines y áreas destinadas para la práctica de actividades deportivas.

Puente de Brooklyn: Más que un puente, es un símbolo de la ciudad. Fue durante más de 20 años el puente colgante más largo del mundo y marcó un hito en la historia de este tipo de construcciones al emplearse por primera vez el acero. Su construcción se inició el 1 de junio de 1869 y fue inaugurado el 23 de mayo de 1883. El costo para entonces fue de 15,1 millones de dólares.

Empire State: Tiene 102 pisos y mide 443,2 metros de altura, incluyendo la antena de 62 metros. Fue inaugurado el 1 de mayo de 1931 y durante 40 años fue reconocido como el edificio más alto del mundo. Su construcción comenzó en marzo de 1930 y fue desarrollada a gran velocidad, con un promedio de 4,5 pisos a la semana, completándose en un año y 45 días. El edificio es visitado por más de dos millones y medio de personas al año. Los observatorios se encuentran en los pisos 86 y 102, donde pueden apreciarse impresionantes vistas. Los 30 pisos más altos suelen iluminarse de diferentes colores, dependiendo las estaciones del año.

Museos: Las opciones de museos de Nueva York son sumamente variadas y atractivas. Uno de los más famosos es el Museo Metropolitano de Arte, con más de 2 millones de obras, 130 mil metros cuadrados y 4 millones y medio de visitantes anuales. También sobresalen: el Museo de Arte Moderno, el Nuevo Museo de Arte Contemporáneo, el Museo Solomon R. Guggenheim, Museo de Brooklyn y el Museo de Arte de Queens, entre otros.

Quinta Avenida: Es una de las más famosas del mundo y principal arteria de la ciudad de sur a norte. En ella podrá encontrar tiendas lujosas como Tifanny o Cartier, casas célebres, hoteles reconocidos e iglesias con un atractivo arquitectónico impresionante.

Calle 42: Si la Quinta Avenida es la principal arteria que cruza Manhattan de sur a norte, la calle 42 lo es de oeste a este. Es otro de los lugares emblemáticos de Nueva York. Recorrerla a cualquier hora es toda una experiencia, principalmente en la noche, cuando podrá deleitarse apreciando la iluminación que la caracteriza. Al caminar por Times Square no resistirá la tentación de tomar mil fotografías. Si tiene la oportunidad de recibir el año allí, disfrutará de un momento que difícilmente podrá olvidar.

Rockefeller Center: Es el complejo cultural y de entretenimiento más grande de los Estados Unidos, ubicado entre las calles 48 y 51 y las avenidas Quinta y Sexta. En total, está conformado por 19 edificios que albergan oficinas, tiendas, restaurantes, bares, teatros y estudios de televisión. Entre los más importantes se encuentran: el GE Building, el teatro Radio City Music Hall y el Asociated Press Building. En diciembre, miles de personas se aproximan al complejo para disfrutar del emblemático árbol de navidad y de la pista de patinaje.

Centro financiero: Nueva York es el enlace global para el comercio y uno de los puntos neurálgicos de la economía mundial (junto con París, Londres y Tokio). En el centro financiero se concentran muchos de los edificios emblemáticos en el área del comercio internacional. Allí se encontraba el World Trade Center y ahora, en fase de construcción, The Freedom Tower. También puede visitar la bolsa de New York (ubicada en Wall Street) y el NASDAQ, entre otros.

Chinatown y Little Italy: Sencillamente, es como visitar un pedacito de China o de Italia. En Chinatown los restaurantes, puestos de pescados, frutas y verduras, así como letreros escritos en chino, le harán sentir que camina por Asia. Uno de los eventos más célebres en esta localidad es el desfile del Año Nuevo Chino, que se realiza todas las primeras lunas llenas después del 19 de enero. Little Italy sobresale por su gastronomía, con espectaculares restaurantes al aire libre ideales para disfrutar de un rato muy ameno.

Una lista interminable

Este pequeño ABC representa apenas 10 de un número ilimitado de opciones que ofrece la Gran Manzana a sus visitantes. Aunado a lo anterior, recomendamos que no deje de conocer: el metro, la diversa y exquisita gastronomía que ofrecen sus espectaculares restaurantes, vea al menos una producción teatral de Broadway, pasee por la sede de las Naciones Unidas, disfrute de la vida nocturna de la ciudad, camine por el Greenwich Village, Soho, Tribeca, el célebre Madison Square Garden, la Catedral de San Patricio, la Isla de Ellis, el Jardín Botánico y el Zoológico del Bronx. Después de todo esto, tenga por seguro que aún le quedará más por conocer para el próximo viaje.

La Gran Manzana

Existen varias versiones del origen del apodo de “la Gran Manzana” al referirse cariñosamente a Nueva York. Una de las más generalizadas otorga el crédito a los músicos de jazz, quienes decían “hay muchas manzanas en el árbol, pero si escoges New York estás escogiendo la gran manzana”.

El logo de la ciudad

La frase “I love New York” en la que un corazón rojo sustituye a la palabra “love”, fue creada en 1973 por el diseñador Milton Glaser, quien también fue fundador de la revista New York Magazine en 1966. Glaser diseñó un famoso poster de Bob Dylan ese mismo año y fue encargado del rediseño de los periódicos Washington Post, La Vanguardia y O Globo.

Disfrute de la revista Digital

Chequear también

Panamá: Mirando hacia el futuro

Si bien hasta hace unos años poco se escuchaba en Uruguay acerca de Panamá, más …

Encanto total

Lo primero que uno descubre cuando sale del aeropuerto de Cancún y toma la ruta …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *