viernes, noviembre 17, 2017
últimas noticias
Inicio | Placeres | Cuerpos y Mentes | Un toque sanador

Un toque sanador

Una de las expresiones más grandes de amor propio para promover el bienestar es regalarse la reconfortante experiencia del ritual del masaje. Es tan importante para la salud y la belleza como lo es llevar una dieta equilibrada y hábitos saludables.

Por Paola Cortés

Lo que hoy conocemos como masaje, ha sido utilizado desde la antigüedad por diferentes civilizaciones para tratar dolencias y tensiones físicas o como método preventivo para mantener la salud. Se trata de diferentes técnicas de manipulación de las capas superficiales y profundas de los músculos que ayudan a aliviar dolor, favorecer procesos de curación y recuperación funcional, disminuir la tensión e inducir a estados de profundo relax, con los respectivos beneficios que se ven reflejados a nivel mental y emocional.

A lo largo del tiempo el masaje ha sido un mecanismo instintivo para aliviar algún tipo de dolor o malestar, siendo la primera reacción el toque y la frotación de la zona afectada. Esto quiere decir que desde siempre, el contacto con la piel ha sido por excelencia una forma de sanación, no sólo a nivel físico sino también en el plano emocional, debido a la sensación de contención y relajación que brinda en el momento.

El masaje ha ido evolucionando con el paso del tiempo y se han desarrollado muchas técnicas como forma de satisfacer las variadas necesidades de las personas. Se pueden clasificar según el objetivo a alcanzar en terapéuticos, relajantes o estéticos y a su vez, cada grupo ofrece múltiples métodos.

Beneficios

Ciertamente, muchas personas han experimentado los maravillosos resultados tras permitirse el regalo de algunas sesiones para aliviar el dolor o para relajar todos los sentidos a través de la piel. En efecto y por fortuna, algunos de los beneficios se pueden sentir con tan sólo una sesión y otros, normalmente empiezan a mostrar grandes resultados luego de tres sesiones aproximadamente.

Favorece la circulación sanguínea y linfática.

Oxigena la sangre, nutre células y tejidos.

Alivia o reduce el dolor y tensiones musculares.

Mejora el aspecto de la piel.

Ayuda a eliminar toxinas del organismo.

Fortalece el sistema inmunológico.

Ayuda a liberar endorfinas (hormona ´de la felicidad´)

Relaja la mente y brinda bienestar emocional.

Renueva la energía vital.

Mejora la calidad del sueño.

Combate el cansancio.

Reduce depósitos de grasa.

Tonifica los músculos.

Mejora el rendimiento deportivo.

Cuidados

En términos generales, como en todo tipo de terapias y tratamientos complementarios, siempre es recomendable tener conocimiento y buenas referencias sobre el terapeuta elegido, ya que en esa persona será depositada toda la confianza del consultante. En cuanto al masaje, se sugiere tomar en consideración los siguientes cuidados para gozar de sus beneficios sin ningún tipo de inconvenientes. No obstante, se ha de esperar que el terapeuta sea fundamentalmente quien tenga presente los cuidados y/o contraindicaciones que existen para ciertos casos.

El masaje no debería ser aplicado en caso de: procesos infecciosos o inflamatorios agudos, fiebre, afecciones cutáneas, heridas expuestas, várices, flebitis. Se sabe además, que tampoco se puede realizar masaje a personas con cáncer, aunque en los últimos tiempos se están llevando a cabo investigaciones respecto a la repercusión del mismo en pacientes con dicha enfermedad para definir si realmente es o no es perjudicial. En caso de mujeres embarazadas también hay que tomar ciertos recaudos y para mayor tranquilidad siempre será recomendado tener el aval del médico tratante.

Cada cuerpo un mundo

Un masaje es un encuentro sagrado entre el consultante y el terapeuta, donde ambos se disponen en un acto de confianza a comunicarse energética y emocionalmente. Quien recibe el masaje abre su puerta a la vulnerabilidad para que el masajista aplique el arte de explorar el sagrado universo interno de la persona. Es un momento de intimidad que puede suscitar profundas emociones al ser desbloqueados los nudos, no sólo físicos sino energéticos. Usualmente, muchas de las emociones reprimidas yacen bajo la piel y ´toman la forma´ de contractura muscular, por lo que, la tarea de liberar ese contenido, haciendo que aflore hacia la superficie, es muy delicada y debe ser realizada con absoluto amor y respeto.

Vale recordar que el cuerpo físico es la última capa que compone al ser humano y cuando el conflicto se manifiesta en él como contractura, dolor, o enfermedad quiere decir que antes ha pasado por los cuerpos más sutiles a nivel de conciencia y no ha sido atendido. Las dolencias son semillas sembradas en el pasado, por lo tanto es imprescindible comenzar a hacer buenas elecciones en el presente, de manera de garantizar un futuro saludable.

Recibir un masaje con cierta regularidad es una muy buena opción para tratar y tratarse amorosamente y de una forma holística, es decir, contemplando todos los aspectos del Ser humano.

Disfruta de la revista digital

Chequear también

Aikido: Camino espiritual

La clave para un mundo mejor está en cada uno y se trata de saber …

Bienestar digestivo y calidad de vida

Claves para tu día a día Conservamos un estilo de vida saludable cuando realizamos ciertas …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *