viernes, noviembre 17, 2017
últimas noticias
Inicio | Portada | Conviviendo en naturaleza

Conviviendo en naturaleza

Conectarse con la naturaleza, escuchar lo que siente, ser su guardián… eso es lo que busca un grupo de familias instalado en el interior del departamento de Rocha. Su meta es además preservar lugares únicos de nuestro país para mantener su ecosistema y belleza. Es en esta búsqueda que nace Ambá una organización que mediante varios planes de acción pretende lograr mucho por este entorno.

Por: Yisela Moreira — Fotos cedidas por Ambá

En la parte alta de la cuenca de la Laguna de Rocha conviven un conjunto de comunidades y productores agropecuarios que tienen como interés común la conservación “de la biodiversidad, la recuperación ambiental y el ecoturismo, como desarrollo territorial sustentable” así lo describen en su web. (amba.org.uy)

Las tareas comenzaron en 2013 con acciones que fueron desde el relevamiento a la recuperación. Pero para que el trabajo comenzara a dar realmente frutos, se plantearon la necesidad de unificar y planificar. Así es que nació Ambá. “La integra un círculo interdisciplinario de personas, de familias, que buscaron llegar a este lugar, a las sierras, con este propósito de reconectarse con la naturaleza, poder ser los guardianes de este lugar y aprender con ella también”, comenta Maximiliano Costa uno de sus integrantes.

A esta organización la componen “biólogos, sociólogos, escritores, terapeutas y naturistas, impulsados por la intención de conservar la biodiversidad de las Sierras de Rocha”. El motor de Ambá es la convivencia armoniosa con la naturaleza y para eso impulsan diversas actividades, que van desde la educación ambiental hasta la recuperación de los montes, todo eso en las mil quinientas hectáreas que conforman el predio de conservación.

Para la restauración de los montes, este grupo hace “un control de plantas exóticas invasoras”, comenta Costa. “El año pasado trabajamos sobre todo en empezar a sacar la zarzamora y este año estamos comenzando a introducir la yerba mate y otros frutales nativos”. El proyecto de reinserción de la yerba mate, lo han podido lograr gracias al apoyo de un ingeniero de la zona. “Comenzamos ahora en junio porque el tipo de monte que hay tiene la salud necesaria. Antes la yerba mate estaba en las sierras y en algunos lugares se encuentra todavía”.

Ambá también desarrolla un programa vinculado a los animales que se centra en el monitoreo de mamíferos, donde se utilizan cámaras trampa y reconocimientos de rastros. “Hemos registrado más de 18 mamíferos con los que estamos trabajando. Entre ellos una buena población de Guazuvirá y la especie Yaguatirica. Es un gato de acá, que es parecido al gato montés”. No sólo se avocan a reconocer y tratar de conservar este tipo de animales sino que además hacen avistamiento de aves de la zona y han llegado a registrar más de 130 especies.

Otra de las áreas en la que trabajan es en base a un programa de educación ambiental que se implementa con los niños de la escuela comunitaria La Colmena, ubicada en las sierras. Para promover valores sociales, culturales y ecológicos, la organización aplica diversas técnicas “de enseñanza y aprendizaje, que conducen a desarrollar las habilidades que permitan entender, valorar y respetar la interacción entre el ser humano y su entorno natural. El objetivo es que estos conceptos sirvan para integrar aspectos vinculados a la convivencia con la naturaleza, en la currícula de la escuela local”.

Una parte fundamental del trabajo que realiza Ambá recae sobre los voluntarios que se acercan a la organización. Muchos de ellos comparten afinidades en cuanto a la conservación de la naturaleza o son estudiantes locales, internacionales que buscan conocer y aprender. “Los voluntarios son una parte crucial para el proyecto ya que nos permiten abarcar una mayor área de monitoreo, y al mismo tiempo, hacerlo de manera más efectiva dentro de los ecosistemas. La participación de voluntarios internacionales nos permite salir al mundo, mostrar lo que hacemos y generar vínculos con otras organizaciones que están trabajando en conservación o temas similares”.

Y Ambá piensa en el futuro y para eso pretende seguir desarrollándose. Según Costa sus próximos pasos serán crecer como organización, “poder sumar más campos o predios interesados. Seguir trabajando en la educación ambiental acá y también otros lados del país. Y sobre todo poder establecernos en la sierra con un centro donde pueda haber guardaparques y a la vez pasantes permanentes, que nos ayuden a sostener todos estos programas que estamos haciendo”.

¿Que es Ambá?

“Para los nativos del norte de Rusia los Udegei, Ambá personifica el espíritu del bosque, alguna forma de ser guardián. Ellos sienten que si no está, el bosque se viene abajo. A la vez, alude a un portal, un lugar espiritual hacia dónde ir, hacia dónde debo dirigirme. Uniendo los dos sentidos o propósitos, es en eso en que basamos el proyecto. Es buscar una manera de reencontramos con la naturaleza, pero conociendo que hay cosas buenas del sistema y otras que no tanto. Hemos perdido esa conexión con la naturaleza, debemos regresar a ser los guardianes y protectores de ella”

Maximiliano Costa — Integrante de Ambá

¿Por qué desarrollar la Yerba Mate en la Sierras?

Desde el punto de vista regional, su presencia en el país representa la distribución de la especie hacia el sur. Las poblaciones de yerba mate de esta zona tienen condiciones particulares de adaptación al medio, de gran importancia desde el punto de vista de la investigación y producción en un contexto de alta variabilidad climática. Históricamente, los guaraníes sepultaban a sus seres queridos, y en ese mismo lugar plantaban yerba mate. Luego de cosecharla la tomaban en rueda, en familia, de la misma manera que se realiza hoy en día. La Yerba Mate es una especie paraguas que refleja un gran estado de conservación y salud del ambiente. Su presencia en los montes nativos de quebrada de la zona este y sureste del país refleja ecosistemas sanos y en equilibrio.

Carpincho

El Carpincho es el roedor más grande del mundo. Puede llegar a pesar 65 kilogramos y medir 1,30m de largo. Viven asociados a cuerpos de agua donde pasan casi todo el día alimentándose de vegetación terrestre y acuática. En muchas regiones se lo conoce como capibara, palabra de origen guaraní que significa “señor de la hierba”.

Yaguatirica

El gato margay es una especie de mamífero carnívoro. Es muy similar al ocelote, con menor tamaño (entre 40 y 60 cm de cabeza y cuerpo) y un peso promedio de 3,5 kg. Ojos grandes y cola muy larga, excelente trepador, se mantiene buena parte del tiempo en la vegetación; también se le ve andando por el suelo. Se le estima una longevidad de unos veinte años.

Mano Pelada

El Mano Pelada es una de las tres especies de Mapache que existen. Es un pariente cercano del coatí y sólo habita en América. Llega a medir 1,20 m y puede pesar hasta 9kg. Su actividad es más bien nocturna. Se los ve cerca del agua donde obtienen cangrejos, camarones, peces, ranas y otros animales. Son omnívoros. El Mano Pelada es una especie prioritaria para la conservación, según el Sistema Nacional de Áreas Protegidas.

Guazuvirá

El Guazuvirá es un ciervo que habita en bosques nativos. Mide poco más de 1,5m y pesa unos 30 kg. Es una especie con actividad nocturna y diurna. Viven solos o en pareja. Como las mujeres, las madres Guazuvirá tienen una gestación de 9 meses, y una sola cría por vez. Los machos tienen astas. La caza y la deforestación han disminuido mucho su población.

Disfruta de la revista digital

Chequear también

La Semana del Documental DocMontevideo

La Semana del Documental es el espacio de exhibiciones del DocMontevideo, Encuentro Documental de las …

Once Tiros: Nos dijimos todo

El baile mueve la pista. Músicos y escenario se funden. Son la misma ola ascendente, …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *